Historia de Bolivia (breve reseña)

La historia de Bolivia puede comenzar en Tiwanaku, alrededor de 1.000 aC Esta civilización es conocida por su sofisticado y muy productivo sistema agrícola, por no hablar de sus edificaciones y monumentos incomparables. El imperio también fue un importante centro religioso y comenzó a propagarse a través de los Andes, pero su población desapareció dramática y repentinamente. Algunos sugieren que se debía a un terremoto catastrófico, pero otros dicen que se debió a una invasión extranjera. El territorio fue reemplazado más tarde por la cultura Aymara, que también eran importantes productores de oro y plata a través del Altiplano, por lo que es una de las regiones más ricas en los Andes. El imperio fue creciendo y parece que hubo una especie de competencia con el imperio Sur del Perú los Incas. Ambos reinos intentaron vivir pacíficamente en el mismo territorio, pero la población Aymara se sublevó en torno al lago Titicaca, lo que causó que el Imperio Inca envie un gran ejército desde Cusco para aplastar la rebelión. Como resultado de ello, los Incas tenían el control del Altiplano y gran parte de Bolivia hasta la llegada de los conquistadores españoles, hecho que derivó en un final catastrófico para la civilización Inca. El régimen colonial español se prolongó cerca de tres siglos y dejó huella en la lengua de la nación, la religión y la arquitectura. A pesar de la religión católica, los bolivianos siguen teniendo antiguos rituales a la Madre Tierra y hablan lenguas indígenas en todo el país. Bolivia se independizó en 1825, desde entonces, ha perdido casi la mitad de su territorio, incluidos los de la costa del Océano Pacífico. La razón tiene que ver con gobiernos débiles y vecinos agresivos que se aprovechan de eso. Varias disputas fronterizas han dominado la historia de esta nación y han dejado un país sin salida al mar. La consecuencia: una tierra distante y aislada donde el subdesarrollo es lo primero que se nota. Sin embargo, tal subdesarrollo puede ser una bendición para el medio ambiente, lo que permite que grandes áreas silvestres en perfecto estado aún estén intactas.

Fuente: The rough guide to Bolivia, February 2008